Estas reglas se aplican a todos los propietarios y sus invitados.

Es responsabilidad de los propietarios asegurar que sus invitados/inquilinos estén plenamente familiarizados con nuestras reglas.

LAS LEYES ESPAÑOLAS NO PERMITEN LA ENTRADA A LA PISCINA SI NO ESTA VIGILADA POR UN SOCORRISTA.